Home » Granada » Puerta de la Justicia, historia y leyendas
Puerta de la Justicia de la Alhambra

Puerta de la Justicia, historia y leyendas

Visitar Granada implica acercarse a la Alhambra para contemplar de cerca las maravillas que atesora este monumento. Y visitar la Alhambra conlleva traspasar el umbral de la Puerta de la Justicia, una de las cuatro entradas al conjunto palaciego, la más utilizada por los visitantes que llegan caminando. Es el primer paso en un viaje a la historia y la cultura de la ciudad, pero un primer paso que hay que dar con detenimiento, contemplando sus detalles y conociendo su propia historia y leyendas.

Historia y características

Situada frente a una amplia explanada (por lo que también se la conoce como Puerta de la Explanada), este paso de entrada a la Alhambra cuenta con cuatro columnas adosadas decoradas con preceptos de la ley islamica, que preceden un pasillo en zig-zag y en pendiente, puesto que su función original era defensiva y se pretendía así dificultar el acceso de invasores e infieles. Además, cuenta con una extensa simbología y detalles decorativos, algunos agregados tras la toma de Granada por los Reyes Católicos.

Los dos símbolos más característicos son una mano de Fátima (esculpida en el arco de la fachada) y una llave (situada en el arco de la entrada).

La Puerta de la Justicia se inauguró, según una inscripción en la lápida fundacional, restaurada recientemente, en el año 1348, en tiempos de Yussuf I. Siglo y medio más tarde, tras la rendición de Boabdil ante los Reyes Católicos, se esculpió sobre esta lápida una figura de la Virgen y el Niño, obra de Roberto Alemán.

Tras atravesar la entrada, a la salida de la puerta, aparece otro símbolo cristiano: un retablo de Diego Navas, erigido en 1588 a petición de los cristianos de la zona. Pero en el trayecto entre la entrada y la salida de la puerta permanece la decoración original nazarí, como los rombos cerámicos del arco de herradura o la cúpula pintada de rojo imitando ladrillo; incluso la madera y la obra en hierro de las propias puertas son las originales.

Leyendas de la Puerta de la Justicia

Una de las leyendas que circulan sobre la Puerta de la Justicia dice que mano y llave simbolizan el poder del Islam, puesto que no habría infiel que lograse atravesarla hasta que las dos se tocasen. Como variante de esta, también existe la leyenda que dice que cuando esto sucediese, el contacto entre mano y llave, llegaría el fin del mundo.

En otra versión, simbolizan el poder de esta religión para abrir y cerrar las puertas del cielo. Incluso se tiene por emblema de los árabes asentados en Al-Ándalus, lo que explica que sea un elemento decorativo que aun hoy se encuentra en numerosas casas andaluzas, como llamador en las puertas de entrada.

En cualquier caso, sea cual fuere la intención de sus constructores y escultores, lo cierto es que la Mano de Fátima es un símbolo recurrente en el pueblo bereber, que lo coloca presidiendo las entradas como fuente de protección y buena fortuna para las familias. Aun hoy prolifera, sobre todo, en Marruecos.

Así que la próxima vez que visitemos la Alhambra, subiendo por la cuesta de Gomérez, antes de traspasar los muros detengámonos unos minutos a contemplar la entrada, la en tiempos Puerta de la Ley, hoy de la Justicia.  Y, una vez atravesada, dejémonos llevar por todo lo que la Alhambra tiene para maravillar al visitante, por el peso de su historia y el rumor de sus leyendas y relatos.