Home » Granada » Paseo de los Tristes
Paseo de los Tristes

Paseo de los Tristes

Un paseo por la médula de Granada. Allí donde se concentra cuanto tiene esta ciudad de icónica y singular. No exageramos: el Paseo de los Tristes tiene el barrio del Albaicín a un lado, la Alhambra al otro y el río Darro a los pies, cosido históricamente por puentes de distintas épocas. Casi nada. Y junto a todo ello, una atmósfera especial que convierte un espacio de tránsito en un rincón al que siempre apetece volver.

En un tramo de apenas 500 metros, el Paseo de los Tristes acumula numerosos palacios, conventos, iglesias, baños árabes, museos y edificios de los siglos XVI y XVII. Pura historia de Granada en la que el paseante puede detenerse –estamos en una calle peatonal– en un delicioso deambular alineado con la Carrera del Darro. Y así desde 1609, cuando se cubrió el anterior camino de tierra con otro empedrado que lo urbanizaba.

Desde entonces, la vida ha pasado por este paseo, con sus tragos dulces y con los amargos. Aquí donde se reúnen la Iglesia de Santa Ana, la Casa de los Pisas con el museo de San Juan de Dios, el Bañuelo (uno de los baños árabes más antiguos que se conservan en España), la Casa de Castril-Museo Arqueológico de Granada, más iglesias, conventos y casas señoriales.

Romántico, mudéjar, concurrido, emblemático, perfumado, exuberante, añejo, singular. Tantos calificativos sirven para definir el Paseo de los Tristes, acaso la calle más bella del mundo. Desde luego, una visita imprescindible en Granada.

La fotografía ha sido cedida por el Patronato de Túrismo de Granada.

¿Cómo llegar al Paseo de los Tristes?