Home » Loja » Los Infiernos de Loja
Cascada de Los Infiernos en Loja

Los Infiernos de Loja

Una de las razones por las que Loja ha sido desde siempre un lugar estratégico, además por de su posición en la Sierra de Loja como última frontera del Reino de Granada, es por su riqueza de recursos naturales. Loja es conocida por muchos como la ciudad del agua, así que ya podemos imaginar todo lo que podemos encontrar detrás de este lema.

En efecto, el agua es el gran protagonista en Loja. La ciudad bebe de los manantiales y acuíferos de naturaleza kárstica que brotan en la Sierra de Loja y el Monte Hacho. Antes de desembocar en el río Genil, estos cauces riegan los paisajes lojeños y la propia ciudad a través de sus más de cien caños.

Pero si hay que quedarse con un curso de agua hay que hacerlo mejor con un salto. La Cola del Caballo es el nombre popular que recibe la cascada de Los Infiernos, que precipitándose desde ocho metros deja una imagen imponente en el paraíso natural de esta porción de sierra.

Declarado Monumento Natural desde este salto de agua hasta su desembocadura en el arroyo del Frontil (así como su ribera), Los Infiernos son un soberbio espectáculo que nos brinda la naturaleza. Por la flora y por la fauna propias de la Sierra de Loja, por supuesto, pero sobre todo por sus particularidades geológicas. Un buen ejemplo lo encontramos con los travertinos de la zona de Los Molinillos.

Así, entre su refrescante verdor y sus especies animales características, entre las curiosas formas que la erosión ha tallado en la roca y junto con los yacimientos prehistóricos que alberga, Los Infiernos se ofrece al visitante como uno de los principales reclamos de Loja.