Home » Guadix » Iglesia-cueva y ermita nueva de Guadix
Barrio de las cuevas en Guadix

Iglesia-cueva y ermita nueva de Guadix

Todo comienza aquí, en el barrio de las Cuevas de Guadix. En el siglo XVI, aprovechando un viejo horno-cueva, se establece la ermita-cueva. En su interior, un cuadro de la Virgen de Gracia cuyo origen sitúan en el siglo XVII por su gran valor artístico en estilo barroco. Entonces aparece a su alrededor todo un barrio de donde sólo había cuevas desperdigadas.

Ya en el siglo XX, y especialmente después de la Guerra Civil (1936-39), la pequeña ermita que había sido excavada en el cerro se convierte en parroquia al uso. Es la iglesia de una unidad poblacional que, de acuerdo, cuenta con un trazado urbano muy particular, caótico si se quiere, pero que a fin de cuentas se ha establecido como barrio. Para ello fue fundamental la reactivación del culto en la iglesia-cueva por parte del Padre Poveda, que hoy da nombre a la plaza donde se levanta la ermita nueva. Aunque para hablar con propiedad hay que referirse a él como San Pedro Poveda, ya que fue canonizado en 2003.

El campanario de la ermita sobresale tímidamente sobre el cielo del barrio de las casas cueva, un sembrado de viviendas que aparecen y desaparecen con sus chimeneas y fachadas. Como fue reconstruida en los primeros años del siglo XX y de nuevo en 1944, su aspecto exterior es relativamente convencional y modesto, pero aún conserva en sus estancias originales aquel aire de las catacumbas de los primeros cristianos, además de aprovechar algunas casas cueva anexas para el culto y para curiosidades como una colección de belenes del mundo.

Y allí sigue la imagen de la Virgen de Gracia, patrona y protectora del barrio, coronada canónicamente en 1956 y expuesta en su altar propio. Se entra en una ermita y se llega hasta una iglesia-cueva. Todo para rendirle culto.

Foto: Patronato de Turismo de Granada